martes, 21 de marzo de 2017

The Royals, ¡aquí no hay quien reine!


No es fácil reinar en Gran Bretaña, y si no que se lo digan a los protagonistas de The Royals, serie del minoritario canal E! que ya lleva 3 temporadas a sus espaldas y ha sido renovada para una cuarta.

Lo primero que hay que aprender de esta serie es a no tomársela demasiado en serio, ya que pretende ser lo que es, una mamarrachada real de lo más entretenida que, no obstante, a medida que progresa en su trama, adquiere tintes algo más serios y dramáticos.

Siempre fantástica Queen Helena (Elizabeth Hurley)
Así, se nos presenta a una ficticia familia real algo disfuncional. El actual rey, Simon Henstridge, harto ya de la situación acomodada y las disputas familiares por el sucesor del trono, decide anunciar la absolución de la monarquía, algo que no sienta nada bien entre su familia, que piensa que se ha vuelto loco y no entienden bien sus motivos.

Es entonces cuando todos deciden rebelarse contra él, especialmente Cyrus, el tío déspota y ególatra que odia a su hermano por ser todo lo que él jamás será. Por otra parte, su esposa la reina Helena parece más interesada en acostarse con otros hombres y en minar la moral de su hija, Eleanor, una rebelde sin causa aficcionada a las drogas de todo tipo y empeñada en arruinar la imagen de su familia.

Finalmente tenemos al príncipe Liam, quien en un principio parece el más normal de la familia, intentando entender los motivos de su padre, a quien adora, a pesar de que tampoco duda en liarse con todo lo que pilla.

Jasper, uno de los personajes mejor desarrollados
Con este contexto, bien podéis entender lo que nos plantea esta serie. Podéis incluso pensar que es una suerte de versión monárquica de Gossip Girl, con pullitas, vaciles y situaciones estrafalarias.
La primera temporada sienta las bases de los personajes, su contexto, situación y el origen de las disputas familiares, que se remontan tiempo atrás, mientras vamos conociendo poco el trasfondo de cada personaje para intentar entenderlo mejor.

Así, mientras en sus inicios The Royals se centra en el petardeo más puro y sincero (nunca jugando a ser pretenciosa, sino mostrando sus cartas con honestidad), la segunda temporada empieza a tomar un cariz algo más serio y vamos conociendo algunos de los no pocos secretos que esconde esta familia tan turbia. Así, dejamos el mamarrachismo un poco a un lado para hacia mitad de temporada asentarnos en un drama bastante más serio que incluso involucra asesinatos y grandes misterios.

Tendréis bastante fanservice de Will Moseley. Sí, el de Narnia
Y llegamos por fin a la tercera temporada, la más reciente, donde la serie parece haber casi abandonado por completo sus orígenes de locura y parece centrarse ya simplemente en desarrollar la situación familiar. Sólo sus dos o tres primeros episodios vuelven a abrazar ese mamarrachismo añorado que tanto se echaba en falta. Y es quizá el fallito que ha tenido esta temporada, que ha querido jugar más en serio y ha olvidado parte de lo que fue su esencia, provocando episodios irregulares mezclados con otros muy buenos, convirtiéndola, por el momento, en la temporada más flojita de la serie.

En cualquier caso, no estamos ante una mala serie, al menos si sois conscientes de lo que vais a ver. The Royals es entretenimiento puro y duro al que no hay que buscarle nada más. Es algo para desconectar mientras lo ves y olvidarte de tus problemas y de la vida un rato. Y tranquilos, que si queréis tramas amorosas y shippeos, los tendréis más que asegurados.

#KingLiam
#Jaspenor

FML, uno de los "mottos" de la serie
Dadle un tiento, probad a ver los primeros episodios y decidid vosotros mismos, pero dejaos llevar por este culebrón monárquico.

Read more...

sábado, 11 de marzo de 2017

-Especial The Vampire Diaries- Una retrospectiva de la serie por temporadas


Se nos ha ido una de las series insignia de la CW, una serie que prácticamente nació con el canal y pronto cautivó a propios y extraños, en principio por estar basada en la saga de novelas de L.J. Smith, pero pronto perdería ese arraigo para convertirse en un producto independiente nada atado a los libros homónimos.

A través de este artículo, repasaremos la serie temporada a temporada, incluyendo los acontecimientos más destacados de cada una, al menos desde mi punto de vista. Sentíos libros de escribir en la sección de comentarios cuáles han sido para vosotros esos momentos inolvidables de "The Vampire Diaries", que ha habido muchos y es fácil dejarse alguno en el tintero. ¿Comenzamos a repasar las andanzas de los Salvatore?

Qué mala es Katherine, y como la amo (Parte 1)

TEMPORADA 1

Todo comenzó con Elena Gilbert, y lo cierto es que todo terminó con ella. En esta primera temporada se nos ofrece una primera toma de contacto con Mystic Falls y se nos dibuja a los dos hermanos vampiros, cuyas personalidades radicalmente opuestas provocarán más de un conflicto. Siguiendo la base establecida en las novelas, Elena enseguida conoce a Stefan y entabla una tierna relación con él, mientras Damon, por su parte, se dedica a sembrar el caos (¿recordáis que se convertía en cuervo?).

Qué mala es Katherine, y como la amo (Parte 2)
Las bases de la serie se asientan muy bien, los personajes resultan carismáticos y se empieza a vislumbrar ese más que probable triángulo amoroso con nuestra aún adolescente Gilbert en el instituto. Estamos, pues, ante un inicio muy entretenido, con cierto aire oscuro y con un Damon fantástico que se convierte en némesis por derecho propio. Y no puedo terminar este comentario de la temporada uno sin destacar ese maravilloso cliffhanger que nos dejó a todos con el culo torcido y que presagiaba una segunda temporada épica.

TEMPORADA 2

Si hubo algo a mejorar de la primera temporada eran los personajes secundarios, quienes por suerte sí logran brillar en determinados momentos en esta segunda.

Así, por ejemplo, aparte de ratificar lo buena villana que es Katherine, que simplemente hace lo que le viene en gana y se dedica a sembrar el caos de formas maravillosas, también vimos por primera vez a Klaus, que pronto se convertiría en un personaje muy relevante en este mundillo de Julie Plec y en otra adición interesante al mundo de villanos de la serie. 

Otro personaje que empieza a coger interés y protagonismo leve en esta temporada fue Tyler, quien empieza a lidiar con su lobuna maldición creando interesantes contrastes y ampliando el espectro paranormal de la serie. Nuevamente, la temporada nos deja con un cliffhanger muy interesante que involucra especialmente a Jeremy, quien ve a dos personajes que se consideraban fallecidos (ya sabéis que en esta serie las muertes son como cambiarse los calzones).

He pensado que estaría bien poner esto. De nada, bitches
Tenemos una segunda temporada muy interesante, con un conjunto de personajes que va creciendo y ganando en interés e intensidad, importantes revelaciones, grandes momentos y un mejor equilibrio entre tramas que yo no se centra tanto en el trío Elena-Damon-Stefan, algo que sirvió para no estancar la serie e insuflarle nueva vida para que no cayera tan pronto en el agotamiento. Bien jugado por parte del equipo de guionistas.

TEMPORADA 3

A mi juicio, unas de las mejores de la serie, con grandes acontecimientos muy importantes, escenas memorables y un excelente equilibrio entre tramas.

En esta tercera temporada, Klaus se termina de consagrar como uno de los villanos más carismáticos y queridos de la serie, llegando incluso a obtener su propia serie spin-off. Ya no sólo tenemos su presencia, sino que la familia de Originales crece con la llegada de la estupenda Rebecca, que jugará también una importante baza en las tramas de temporada, llegando a obtener cierto grado de complicidad con Stefan. El binomio de personalidades Klaus-Rebecca representa dos caras de la misma moneda, que da lugar a interesantes conversaciones y formas distintas de llegar al mismo fin.
Por si esto fuera poco, la transformación de Caroline a vampiresa se consagra en esta temporada (gracias, Katherine, por tu intrínseca maldad), lo que da lugar también a interesantes tramas para el personaje, que debe lidiar con este difícil cambio a su peculiar manera, ironías de Damon mediante.

Sé que todos recordamos esta última escena
Aún más, en esta temporada también lidiamos, al final de la temporada, con la conversión de Elena a vampiresa también, lo que nos deja otro estupendo cliffhanger y con ganas de una cuarta temporada. Ya tocaba que la protagonista se fuera al "lado oscuro"... bastante aguantó.

Como ya dije, temporada ascendente de The Vampire Diaries, con mil acontecimientos muy bien llevados, tramas que se conectan con lógica y una evolución coral en casi todos los personajes. Si tan sólo todas fueran así...

TEMPORADA 4

No se puede negar que si hay algo que sabe hacer bien esta serie es crear villanos interesantes, y lo sigue demostrando. Con la marcha de Klaus y compañía a su propia serie (aunque volverán de cuando en cuando para tocar la moral maravillosamente), necesitábamos un revulsivo para volver a sentir esa sensación de que hay un peligro real en Mystic Falls. Y llegó, pero de una forma bastante atrevida.

¿Qué hacer cuando tu peor enemigo eres tú mismo? Eso precisamente es lo que debe plantearse Elena en esta temporada, intentando hacer frente como buenamente puede a su transformación reciente. Sí, tiene a Caroline a su lado ayudándola, pero es que no todas las personas asumen de igual manera en lo que se han convertido, y para Elena va a ser un camino plagado de espinas.

Tyler, ese personaje tan poco valorado argumentalmente. Normal que se enfade
Su preocupación llega al punto de que empieza a parecerse a Katherine, a quien odia profundamente, llegando incluso a replantearse su propia humanidad, o lo que le queda de ella. Por si esto fuera poco, su nuevo estado vampírico le acerca más a Damon, por quien empieza a sentir cosas extrañas, a pesar de que al principio lo achaca a su transformación, en lugar de plantearse que él, de alguna forma, siempre ha estado ahí para ella. Y es que todos sabemos que estos dos van a acabar siendo endgame, ¿no? Esa dualidad entre si será amor o sólo lo parece (sí, acabo de hacer esa referencia) es uno de los puntos clave de esta temporada.

¿Cuánto hubo que esperar para este momento? ¿Cuántos/as llorasteis o aplaudisteis?
Sin embargo, no se pueden sostener 22 episodios con las dudas existenciales de Elena, por lo que necesitamos a otro cabroncete más para liarla parda, y en esta temporada comenzamos a vislumbrar al próximo gran villano de la serie, Silas. Si recordamos, Jeremy había fallecido en la temporada anterior, y Bonnie, enamorada como estaba del pequeño Gilbert, estaba empecinada en intentar traerlo de vuelta. Sí, lo consigue, de cara al final de temporada, pero eso trae consigo una consecuencia que nadie esperaba y por la que todos pagarán, el malvado doppelganger de Stefan.


TEMPORADA 5

"El otro lado" protagoniza casi en su totalidad esta quinta temporada, jugando con la vuelta de muchos personajes de forma esporádica y con recuerdos de otras temporadas.

¿Qué? ¿Que he puesto muchos gifs de Katherine? Yo qué va...
A lo largo de la temporada, y mediante interesantes flashbacks, vamos conociendo el origen de Silas y su trasfondo para llegar hasta donde está actualmente, intentando dar motivos por los que actúa como tal. Una vez más, Nina Dobrev se "desdobrav" para interpretar a otro personaje, el auténtico amor de Silas en el pasado que, oh, casualidades de la vida otra vez, es idéntica a Elena. Lo de esta mujer es para mear y no echar gota.

Silas y su amor pondrán en tela de juicio la relación de Damon y Elena, la cual estará llena de drama, turbulencias y muchos momentazos. Para regocijo de los fans, esta temporada trae de vuelta a Klaus, ya que el hecho de abrir "el otro lado" también afecta a sus tramas, jugando así con las dos series en una especie de crossover (que esto no lo inventó Arrow) cuyo principal objetivo era aumentar la base de espectadores de The Originals, que no parecía ir tan bien como se esperaba. 

Finalmente, la serie juega otra vez con nuestros sentimientos alzando otro cliffhanger de esos que te dejan plantado en el sillón; Damon y Bonnie juntos y solos en "el otro lado". ¿Cómo se sale de ahí?

TEMPORADA 6

Buena parte del cast de la serie nos decía adiós en esta temporada, entre ellos Nina Dobrev, Steve R. McQueen o Michael Trevino (a quien también veríamos en The Originals). Así pues, tocaba llenar de feels y nostalgia la temporada para darles una digna despedida. Sin embargo, no todo serían despedidas, ya que tendríamos la vuelta de Alaric y la inclusión de un nuevo personaje, Enzo, que enseguida pondrá al fandom patas arriba (un vampiro sexy con acento británico, pues obviamente).

Lo bien que le sienta a Stefan hacer de malo
Caroline, por su parte, debe lidiar en esta temporada con el duelo tras haber perdido a su madre, su pilar principal en la vida y su único familiar vivo. La serie juega con su humanidad de una forma que me pareció magnífica y posiblemente sea la temporada donde realmente se puedan ver mejor las dotes interpretativas de la actriz, ya que su trama de inhumanidad fue brutal.

En esta temporada, dejamos a Bonnie y Damon en "el otro lado", viviendo su particular día de la marmota e intentando por todos los medios escapar de allí. Esto consigue que ambos estén obligados a entenderse y empiecen a forjar la que es posiblemente la mejor relación de amistad de la serie, ¿quién nos lo iba a decir?

Pero sin duda alguna, el punto más importante de esta temporada es la presentación de un nuevo villano, el que para mí es casi el mejor de la serie (con permiso de Klaus y Katherine), Kai, que por primera vez no es un vampiro (menos mal), sino un brujo que se ve obligado a absorber los poderes de la gente de su clan para poder recuperar los suyos. Y claro, cuando toda tu "familia" reniega de ti y te abandona, te conviertes en un capullo sin sentimientos a quien le da igual exterminar a todo su clan con tal de recuperar lo que es suyo. Así, Kai es un villano en mayúsculas magistralmente interpretado por Chris Wood, con muchos toques irónicos y grandísimos diálogos.

Pura magia
Pero en esta serie, claro está, ningún villano suele durar más de una temporada, y para cuando Kai desaparece (de momento), tenemos de vuelta a Lily, la madre de los Salvatore, y su familia de Herejes que ya nos avanzan que serán importantes en la futura temporada.

TEMPORADA 7

Se podría decir, y lo voy a decir, que la sexta temporada fue la última decente que nos dio esta serie, y en gran parte fue gracias a lo magnífico que fue Kai, porque si no tampoco se salvaba.

A partir de aquí, la serie empieza a descarrilar fuertemente, y ya no sólo lo achaco a la no presencia de su protagonista absoluta, Nina Dobrev, sino a tramas vagas, poco conectadas y el uso fallido de flashforwards como intentando darnos a entender que algo malísimo está pasando, creando una expectativa que finalmente no se vio cumplida y quedó en aguas de borrajas.

Chris Wood appreciation #1
Los Herejes son, posiblemente, los villanos más flojos de la serie, y sus tramas se queman demasiado rápido. Si algo se puede salvar de ello es la presencia de Lily, que a través de sus conversaciones con sus hijos Salvatore, hace ver la clase de persona que es y consigue que empaticemos un poco con ella, descubriendo una necesaria línea de grises.

Chris Wood appreciation #2
Además, la pareja de vampiresas lesbianas de la familia, absolutamente fantásticas, también logra que el interés no se pierda del todo, pero dista mucho de las grandes temporadas que esta serie nos había dado en el pasado.

La inclusión de Enzo como personaje asentado, la historia de La Armería, su pasado y su relación con Damon son pequeñas píldoras que tampoco resultan suficientes para salvar de la quema una temporada carente de ideas, que emplea reiteradamente recursos del pasado y ya no logra despertar esa sensación de curiosidad que antaño teníamos.

Chris Wood appreciation #3 (La referencia me ha matado)
TEMPORADA 8

Afortunadamente, aquí terminó todo, con una temporada que, sabiamente, sólo consta de 16 episodios, pues 22 hubieran sido insostenibles ante la absoluta falta de tramas interesantes, inventándose ya cosas que no pegan demasiado bien con el universo de la serie.

Había que llamar al Diablo para rematar la serie, el último gran villano a batir por los Salvatore, y quien al final fue más bien un mal menor al que despachan de la forma más triste para ser quien es. Ya no quedan ideas, se exploran los recursos del interruptor de humanidad por enésima vez y la relación de Damon y Stefan ya ha dado tantas vueltas que nos sabemos de memoria qué van a decir en cada momento. Ya no queda nada por explotar, está todo contado.

Chris Wood appreciation #4 (Los villanos y las redes sociales)
El único gran motivo que me hizo no abandonar fue precisamente la certeza de que este iba a ser el final, y después de haber seguido a estos personajes durante 8 años de mi vida, me daba pena dejarlo sin más, y el capítulo final, en pequeña parte, ha compensado una última temporada muy floja, sin momentos reseñables y carente ya de ideas o tramas.

Sin embargo, quedémonos con lo bueno, con esos grandísimos momentos que sí nos ha dado esta serie, con tantos momentos de alegría, tantos momentos de lágrimas, de shippeo, de infartitos, de frases para la posteridad, de cliffhangers apoteósicos, de villanos bien escritos y de horas y horas de fantasía televisiva que probablemente nunca olvidaremos.

"Goodbye, brother"

Read more...

domingo, 5 de marzo de 2017

Emerald City, regreso al mundo de Oz


Si hay un mundo imaginario que ha recibido miles de interpretaciones por parte de diversos medios, ése es el maravilloso mundo de Oz. Originalmente, conocimos este mundo en la conocida película El mago de Oz, protagonizada por Judy Garland. Dirigida inicialmente al público infantil, la película supo encontrar también en el público adulto un buen aliado, capaz de leer los trasfondos y mensajes que escondía el filme.

Anteriormente, en el año 1900, se publicó un libro titulado El maravilloso mago de Oz, novela que, a pesar de ser vendida para el público juvenil, en el fondo era una alegoría socio-política sobre la situación americana a finales del siglo XIX. Fue tan exitoso que el autor pudo escribir un total de 13 libros ambientados en este fantástico mundo, llamando a la saga Land of Oz. Las novelas compartían personajes con la película original, pese a que su argumento era radicalmente diferente.

A lo largo del tiempo, hemos visto muchas otras ramificaciones de Oz, tanto en el cine (la malograda película Oz, un mundo de fantasía, del año 2013), como en la literatura, donde actualmente está en boga la saga Dorothy debe morir, una inventiva aproximación a esta historia.

"¡Ese ventilador, leches!"
Centrándonos ya en lo que nos ocupa, Emerald City nos plantea una versión actualizada de esta historia, que a pesar de guardar ciertas semejanzas con la historia primigenia, también se aleja bastante de la misma. Conviene destacar también que la serie está basada en la saga de novelas de la que os hablé anteriormente, Land of Oz. Ahora bien, ¿es un digno visionado?

Pues sí y no, la verdad. Una de las grandes lacras que creo que tiene esta serie de la NBC es su reducidísmo número de episodios, que obliga a apresurar tramas, ignorar otras y limitar en demasía el necesario desarrollo de personajes. Podemos entender los objetivos y motivaciones de algunos de ellos (los menos), pero al haber un número de ellos tan amplio para una serie tan breve, todo acaba reduciéndose en exceso y en consecuencia la serie peca de una simpleza excesiva con personajes planos.

Por otro lado, el rumbo que toman ciertos personajes se hace en ocasiones ilógico, casi inexplicable, pasando de una cosa a otra según les va, injustificando la trama y sirviendo únicamente a la historia episódica que hay en cada momento.

¿Handsome? ¿Hot? ¿Hipster?
Y es una pena, porque he de reconocer que la serie empezó bastante bien, partiendo de un concepto interesante pese a ser familiar y presentando un mundo de Oz muy interesante y que parecía bastante rico en detalles. Y es que si hay algo que no se puede achacar a Emerald City son los efectos técnicos y los escenarios (rodados en su mayoría en Barcelona), donde la serie cumple bastante bien y nos hace sumergirnos en su mundo. Una lástima que el guión nos saque bastante de Oz. Si tan sólo Once Upon a Time aprendiera un poco a nivel técnico de esta serie...

Hay ideas interesantes, incluyendo un momento que me ha recordado a la gran Lost, donde parece que la serie empezará a revelar cosas muy interesantes y a dejarnos sorprendidos, pero no, enseguida se detiene y no va a mucho más, sirviendo sólo para presentar el interesante trasfondo del mago, probablemente uno de los pocos personajes cuyo desarrollo ha resultado convincente.

Me gustaría decir que son OTP, pero....meh
El futuro de Emerald City es incierto, y yo creía que iba a ser una temporada única, dada su extraña duración de 10 episodios y que todo parecía encaminarse a un fin, pero han quedado frentes abiertos que se resolverán o no en una improbable segunda temporada.

Recomendada sólo si sois aficionados a las historias de fantasía y os interesa especialmente el fantástico mundo de Oz. La serie es, al menos, entretenida, pero tenía mucho potencial para ser más que una sombra de lo que finalmente fue.

Read more...

domingo, 26 de febrero de 2017

How To Get Away With Murder T3 -Análisis- (OJO, SPOILERS)


Se nos va otra temporada más de este apasionante thriller producido por Shonda Rhimes y escrito por Peter Nowalk.

La verdad es que las temporadas de esta serie se pasan volando, y no sólo porque sean de 15 episodios, a petición expresa de Viola Davis para continuar en ella, sino porque pasan tantas cosas y es todo tan frenético que a veces bien nos hace falta detenernos un poco a analizarlo fríamente. ¿Os animáis a comentar conmigo esta trágica tercera temporada de How to get away with murder?

Si hay una constante en esta serie, esos son los giros inesperados, las piezas del puzle que al principio parecen no encajar o tener sentido alguno pero que al final conforman un conjunto increíble de relevaciones que, en general, se asientan sobre cierta lógica y resultan creíbles.

Laurel (Karla Souza) tiene grandísimos momentos en esta temporada
Si bien esta temporada no ha sido, ni lejos, tan liante (en el buen sentido) como la anterior, donde prácticamente todo giraba en torno al caso Hapstall, con miles de giros a cada momento y momentos de "sí, pero no, pero al final resulta que era que sí", en esta ocasión no hemos tenido varios casos episódicos ni tan siquiera uno grande que abarcara todo... bueno, sí, entre comillas.

Lo cierto es que la primera mitad de temporada nos deja donde terminó la anterior, intentando resolver el asunto de aquel inesperado disparo que puso fin a la vida de Wallace Mahoney. Pero, como de costumbre en esta serie, las cosas no son tan sencillas como parece, ya que investigar quién disparó el arma también provoca otras consecuencias que ya parecían olvidadas en esta serie, pero que logra rescatar con maestría e hilando temas que creíamos desaparecidos pero que en realidad, aunque de lejos, guardan cierta conexión con la vida de Wes y Annalise.

Se podría decir, en otras palabras, que esta temporada se hila con la primera, atando aquellos cabos sueltos que, como espectador, ni sabíamos que quedaban pero que sirven para darle un nuevo aire a un viejo caso, así como para tener nuevamente a nuestros queridos "aprendices de Annalise" contra las cuerdas otra vez.

Y así, paso a paso, revelación tras revelación, llegamos a esa chocante mid-season, que dividió a los fans en dos bandos diametralmente opuestos, aquellos que lloraban con lástima la pérdida de Wes Gibbins, y aquellos, como un servidor, que pensábamos que era un personaje bastante pusilánime que no era, ni de lejos, el más convincente del grupo de estudio de la abogada. Eso tampoco quiere decir que su muerte no me sorprendiera, nada más lejos de la realidad, creo que como guionista hay que tenerlos bien grandes para matar a un personaje protagonista y seguir con la serie manteniendo el nivel de calidad.

Michaela (Aja Naomi King) cada vez me gusta más
Así, la polémica muerte de Wes sirve para insuflar nueva vida a la temporada y arrancar la otra mitad con una nueva pregunta en el aire, o mejor dicho varias: ¿quién mató a Wes? ¿Por qué lo han matado? ¿Realmente murió en la casa quemado o habían pasado otras cosas previamente?

Vuelta al ruedo. la investigación se vuelve a poner en marcha, sacando de por medio muchos trapos sucios que, como comenté antes, parecían enterrados pero ven la luz otra vez con otra perspectiva y en boca de otros personajes, como Oliver, que cada vez está más metido en la trama principal y que ya nada puede hacer por salir del "barro judicial" en el que se halla.

Desde luego, resulta loable que, tras la muerte de un personaje importante, la serie sepa reconstruirse a sí misma y dejar a los espectadores con el culo torcido por enésima vez, entretejiendo por medio muchas otras tramas secundarias que resultan interesantes y no desmerecen al conjunto principal de la trama del asesinato. Diálogos ácidos, un ritmo endiablado, personajes que cada vez son más interesantes, relaciones MUY diversas, secretos encubiertos y hasta cierto sentido del humor que, entre tanta tensión y drama, resulta un agradecidísimo soplo de frescura.

Puede que en más de una ocasión queramos matar a más de un personaje, o no entendamos sus decisiones, pero si en algo es experta esta serie es en poner a todos en situaciones cada vez más límite y ver cómo se desenvuelven, lo que logra crear una constante sensación de premura en el espectador, que prácticamente no podrá pestañear ante el ritmo que se lleva.

Y todo lo que pueda decir de Viola Davis se queda corto
Antes de terminar mi análisis, voy a atreverme a hacer una apuesta, y es que vistos los acontecimientos de esta temporada y atando ya cabos con el origen de todo, me permito predecir que la cuarta temporada podría ser la última. La audiencia de la serie no es para nada mala, pero tampoco considero que sea una serie que se pueda alargar indefinidamente, todo está llegando a cierta resolución y pese a que aún quedan bastantes dudas en el aire, me da la sensación de que nos estamos encaminando a un posible desenlace. Desde luego, de ser así, me daría mucha pena, ya que es una de las series que más disfruto actualmente (a pesar de que me pone tenso como pocas) y me dolería decirle adiós, pero también creo que es mejor irse cuando estás en tu mayor pico de calidad que arrastrarse indefinidamente movido únicamente por audiencias.

Sin más, os animo fervientemente a empezar esta serie si aún no lo habéis hecho (aviso, os vais a enganchar), y si ya lo habéis hecho, contadme... ¿qué os parece? ¿Que opinión os merece la tercera temporada?

Read more...

miércoles, 22 de febrero de 2017

-Últimas pelis vistas-

Mi sequía cinéfila continúa y, a pesar de haberme propuesto ver algunas de las películas nominadas a los Oscar, que se emitirán en nada y menos, como vais a comprobar, sólo he conseguido ver una, por falta de tiempo y, qué demonios, porque las series y anime me tienen el tiempo ocupado (el tiempo que no estoy trabajando o escribiendo claro....). 
Sin más que añadir, ¿os apetece repasarlas conmigo?



-La La Land
La más nominada del año, y posiblemente una de las que más estatuillas se lleve, a juzgar por apuestas y ciertos críticos.

Sin embargo, he de decir que a mí, quizá por el desmeruado hype, no me pareció una maravilla. ¿Es buena peli? Sí, lo es.
Sus grandes bazas son muy claras; por un lado, la estupenda banda sonora, con temas que resultan una delicia (no busquéis melodías facilonas ni pegadizas, eso sí) y que son, sin duda, los momentos álgidos del filme. Por otro lado, visualmente resulta todo un espectáculo, sabe jugar con los colores, los planos y las perspectivas como pocas películas que he visto, resultando un derroche de dinamismo y viveza.

Ahora bien, si quitamos lo, por así decirlo, superfluo, si no basamos la película en su estética y analizamos sus entrañas, es decir, lo que viene siendo trama y guión, pues se nos queda algo coja. La historia no es nada que no hayamos visto ya mil veces (sí, la interpretación es magnífica, desde luego), con lo cual en ocasiones puede pecar de predecible y, en el tramo medio, se hace pelín lenta.
En resumen, es una de esas películas que no hace sino confirmar mi teoría de que los "entendidos" del jurado valoran más una buena puesta en escena que algo que te logre emocionar por dentro, más allá del envoltorio.

7.50/10

-Nerve

Varias cosas me llamaron poderosamente la atención de esta película. Por un lado, sus protagonistas, Emma Roberts y Dave Franco. Por el otro, la trama, que pese a no ser nada pero nada innovadora, es de esas que yo adoro y que me compran enseguida (ya sabéis, típico juego de móvil basado en retos que empiezan siendo muy inocentones pero que pronto ascienden hasta llegar a cotas insospechadas).

Desde luego, el manga King's Game se me vino a la cabeza mientras veía Nerve. Conceptulmente no sorprende, no reinventa, no innova, pero os aseguro que es un buen entretenimiento que se pasa volando. 
Además, agradecí ver a Emma Roberts haciendo un papel muy alejado del esperpéntico petardeo de Scream Queens, lo cual sirve para comprobar que, efectivamente, la chica no es mala actriz. En lo que respecta a Franco, nunca está de más verlo, claro.

Si os van este tipo de tramas de juegos cibernéticos que ponen a jóvenes al límite de sus capacidades y no os molesta lo absurdo que pueda llegar a ser todo a veces, pasaréis un buen rato con esta película.

7/10

-Your Name (Kimi No Na Wa)

Antes de saber que se estrenaría en España (me estoy planteando seriamente volver a verla en el cine), un servidor no pudo aguantar más y la vio. Tanta crítica positiva y tanta alabanza hicieron que no pudiera contenerme. Y vaya si he disfrutado esta película.

He de ser honesto, no las tenía todas conmigo. Las películas de cambio de cuerpo están muy, pero muy trilladas, y me preguntaba qué podía aportar al concepto esta película. Al principio, nada del otro mundo. Ambos protagonistas empiezan a lidiar con su situación y aprenden a comunicarse el uno con el otro mediante curiosos métodos para ir informándose de los cambios que hacen, queriendo o no, en sus vidas. 
Sin embargo, y aquí llega la sorpresa, a mitad de la película, este ambiente distendido pasa a un segundo plano cuando nos revelan cierto hecho que cambia absolutamente todo lo que pensábamos hasta ese momento.

Es entonces cuando la película nos mete algo nuevo, original y, desde luego, bastante chocante. Empieza el drama, en el buen sentido, y nos agarra fuertemente y no nos suelta hasta que vemos su resolución.
Es de alabar el riesgo que ha tomado Shinkai cogiendo un concepto tan repetido y otorgándole su propio giro, haciendo que lo que parecía repetitivo se torne en algo sorprendente e inesperado. Si sois sensibles, coged los pañuelos.

El final, por cierto, es de esos que o gustan o se odian. A mí me ha convencido lo suficiente, y más teniendo en cuenta que a cada segundo me preguntaba cómo demonios se podía resolver ese desaguisado.

8/10

-Un monstruo viene a verme

¡Al fin! Mira que llevo tiempo queriendo ver esta peli, y no sólo por el hecho de las buenas críticas que recibió, sino porque todos mis allegados proclamaban haber llorado con ella y cantaban sus alabanzas.

Y ese es quizá el problema. El hecho de que la gente me diga que ha llorado con la película de alguna forma ya me prepara para ello y, quizá por eso, no me ha emocionado TANTO como debiera. Sé que probablemente si la hubiera visto sin haber tenido esas opiniones tan metidas me habría parecido otra cosa y hasta creo que sí hubiera derramado alguna lagrimita.

Dicho esto, la película me ha gustado mucho, no puedo negar eso. Estaba constantemente preguntándome si era un sueño del chico, si era real, qué pasaba a su alrededor y cuando te lo desvelan todo y comprendes la situación...guau, genial, me ha parecido increíble.

Por otro lado, los cuentos y su forma narrativa me han maravillado. La estética usada en el filme para desarrollarlos me ha enamorado, deseaba que no terminaran nunca, además de que el contenido, pese a parecer simple e infantil, esconde muchísimo significado, no sólo ya para el protagonista sino para cualquier espectador que se pueda sentir identificado (un servidor, por ejemplo).

Y, sí, quizá todos sepamos qué va a ocurrir al final, quizá estábamos todos preparándonos para lo inevitable, pero el camino ha sido muy bonito, tierno, cargado de verdad y seguramente muchos de nosotros nos hemos quedado ojipláticos con esa representativa imagen final del filme. Absolutamente recomendable.

8.50/10

Read more...

domingo, 12 de febrero de 2017

-Opinión- El #eurodrama gestado por TVE


Sábado, 11 de febrero de 2017. La televisión pública de España protagoniza una de las noches más bochornosas en la selección de nuestro representante para acudir al festival de Eurovisión.

Decir que ha sido polémica es poco. Hay muchos adjetivos para describir lo ocurrido ayer en la gala, pero ninguno de ellos sería demasiado positivo. A continuación describo los hechos, aportando mi propia opinión entre medias.

Vamos a dejar de un lado el tema de las canciones candidatas, al menos en cuanto a opinión personal. Ya he hecho un vídeo en mi canal respecto al tema, creo que hay un consenso general en que ha sido un año muy flojo a nivel musical, con candidatos que mayormente rozaban la mediocridad, con mayor o menor despunte pero nunca destacando en exceso.

Sin embargo, precisamente lo bonito de Eurovisión y este tipo de eventos es que, aún teniendo seis candidatos normalitos, es el público quién tiene el poder de voto en su mano y quien debe elegir quien considera el candidato más apto para reprensentarnos en el certamen. Pues bien, ayer TVE nos arrebató ese poder de decisión, ejercició una cruel dictadura que traerá cola y que seguramente no será investigada ni perseguida judicialmente, al fin al cabo la señora Toñi Prieto y el señor Federico Llano llevan años chupando del frasco eurovisivo, rehuyendo las explicaciones y mostrando un interés nulo y vergonzosamente despreocupado por el festival de la canción.

Ayer se alcanzaron cotas de sinvergonzonería nunca antes vistas. ¿Os hace enumerarlas? Porque hay mucha tela que cortar:

En primer lugar, los antecedentes, que ya me parecen totalmente descarados. De los seis candidatos presentes, sólo uno de ellos sonaba en los 40 principales, una de las radios nacionales más importantes del país y que no debería posicionarse a favor de ningún candidato. O bien mostraba las seis canciones en igualdad de canciones, o bien ignoraba por completo todas. Eso hubiera sido lo justo y lógico, y no pinchar con frecuencia la candidatura de Manel Navarro, ejerciendo un indiscutible poder de influencia y popularidad, y allanando el terreno para la noche de la selección.

En segundo lugar, la incompetencia organizativa de TVE, que se ha negado por cierto, días antes de la gala, a ofrecer una rueda de prensa, posiblemente temiendo represalias o ciertas preguntas incómodas (también conocidas como verdades como puños). No sólo eso, sino que la "buena" señora Toñi Prieto, en una entrevista apenas unos días antes de la gala, afirmaba con rotundidad que la galla llevaba meses en preparación detallada, cuando (oh, sorpresa) esa misma semana encontrábamos esto en el Instagram de Alexander Rybak:



¿De verdad cree, señora, que esas son formas de preparar un evento así? ¿Avisando a profesionales con un par de días de antelación y esperando que acepten por su cara bonita? ¡Por favor, un poco de seriedad, que parece que la pereza ya se ha instalado en la organización española, esperando únicamente cobrar su mísero cheque y volver a casita, esperando al año que viene a volver a mostrar la misma vagancia y desinterés por un festival que SÍ IMPORTA a millones de personas!

En tercer lugar, la más que cuestionable elección de jurado "profesional" (permitidme las comillas y un sonoro JA), formado por, atención ojito: un locutor de radio que ya desde el inicio apoyaba firmemente a Manel Navarro desde el alto poder de su radio (parcialidad, ¿dónde?), un misógino con más que dudosos conocimientos musicales y Virginia Díaz, presentadora de La 2 a la que no conocía pero que tampoco ha dejado en buen lugar su posición. Luego pasaremos a analizar sus (risorios) comentarios y sus puntuaciones, de todo menos razonadas.

En cuarto lugar, la desfachatez de ciertos medios que, sabedores del inminente tongo que iba a ocurrir, ya anunciaban en sus webs la victoria de Manel Navarro. Atención a la noticia publicada en la web oficial de los 40 a las 21.26 horas, antes incluso de que diera comienzo la gala (que luego, claro, ha sido modificada sospechosamente):


En quinto y último lugar, y antes de pasar a la polémica ferviente y a las puntuaciones de risa, destacar también el curioso y conveniente cambio en las reglas del sistema de votación que, por primera vez históricamente, pasa a otorgar la decisión final al jurado en caso de empate. Muy lógico todo, ¿para qué dejar esa decisión en manos de los millones de fans que gastan sus ganados dineros en votar a su favorito cuando tres personas elegidas a dedo por TVE pueden tomar ese difícil decisión por nosotros? ¿Alguien conoce la democracia?

Dicha decisión se ha enturbiado aún más por el hecho de que, efectivamente, ha habido empate, provocando que finalmente Mirela no fuera seleccionada (una de las grandes favoritas del público) y fuera Manel Navarro el que se llevara la victoria, no exenta de polémica.

LAS PUNTUACIONES

Seré más breve, porque creo que sus palabras hablan por sí solas.
El señor Xavi Martínez (sí, este de la radio que apoyaba mediante maletines de dinero a Manel Navarro), antes de otorgar sus puntos, aclaró que había basado su votación en la potencia de voz, la puesta en escena y la pronunciación del inglés (¿QUÉ COJONES me está contando, caballero? ¿La pronunciación del idioma? ¿Está usted en una academia?).

Atención a los puntos porque, con ese baremo, tuvo la osadía de dar los 12 puntos a Manel, cuya puesta es escena era un Powerpoint de fondo con imágenes veraniegas.
Y respecto a la potencia de voz, dio 6 y 7 puntos a Maika y Leklein respectivamente, que son sin lugar a dudas las que mayor chorro de voz tenían de todos los candidatos (¿lógica, dónde?).

Vamos ahora con la otra joyita, el señor Cárdenas, que antes de puntuar le dijo a Leklein que, a partir de esa semana pincharía en su radio su canción ya que le parece muy interesante. Pero a ver, señor, ¿de qué le sirve ahora a la muchacha que pinches su canción cuando la gala de selección ya ha pasado? ¿No hubiera sido mejor haberlo hecho antes y dar a conocer la canción al gran público, como hizo otra emisora con Navarro? A mí estas cosas, de verdad...

Finalmente, Virginia tampoco se quedó corta. En primer lugar, y antes siquiera de votar, le dijo también a Leklein (hija, has recibido palos por todos lados, y eso que eres la elegida por el público en el casting online) que "se presentara el año que viene otra vez". O sea, muchacha, antes de votar, ya estás diciéndole eso, asumiendo que no va a ganar ni de coña. Pues olé tú, hija, olé tú.

Por si esto fuera poco, mientras otorgaba sus puntos, también afirmó con rotundidad que su canción favorita era la de Leklein, pasando después a darle 8 puntos nada más. ¿La explicación, dónde?

LA POLÉMICA FINAL Y LA GUITARRA PERDIDA

Al final de la gala, Jaime Cantizano, que mantenía el porte como buenamente podía y que en su interior posiblemente estaba pensando en no volver jamás, anunció el ganador que nos representaría en Eurovisión.

Ante tal anuncio, el público estalló, los insultos inundaron el reducido espacio de la sala, los gritos de tongo llenaron el espacio y el jovencito incluso hizo un pequeño (y no tan sutil como esperaba) corte de mangas al público. 

¿Qué es esto, en qué se ha convertido la gala? Considero que, tanto el comportamiento del público como el de Manel son reprochables, creo que no se trata de buscar quién lo hizo peor que otro. Está todo fuera de lugar. Ni el público tiene derecho a humillar a un chaval de 20 años de semejante forma, ni el chico puede permitirse el lujo, siendo una figura pública y que encima va a representar a su país a un festival europeo, de hacer un corte mangas al público, cuando buena parte de él sí le ha votado.

Y otro hecho ocurrido a posteriori ha sido un supuesto puñetazo que un animal entre el público ha propinado a Xavi Martínez. Vale que yo tampoco comulgo para nada con este señor, pero me parece excesivo llegar a la violencia, que en ningún caso está justificada.  Miles de veces he criticado a los hooligans del fútbol por sus actitudes y era algo que nunca esperaba ver en Eurovisión, que se supone que es un evento para derribar muros, tender puentes y crear un sentimiento de hermandad.

Fnalmente, cuando Manel tuvo que volver a actuar (más vapuleado que otra cosa), parecía que su guitarra no se encontraba en ningún lado, aumentando más todavía el nivel de bochorno presente en la gala. Se supo después que aparentementer un fan la había cogido. Mi pregunta es... ¿un fan de quién, de Manel que quería tocar su guitarra; o de Mirela, que quería boicotear al chico? Es algo que hoy todavía no sé, ya que no se ha aclarado el tipo de fan.

En cualquiero caso, si yo fuera la UER, me plantearía muy seriamente eliminar a España del BIG 5. No se pueden tolerar noches así. A ver si espabilamos un poco, nos curramos más nuestras candidaturas y dejamos de ver el festival como un rito de paso, un tránsito que padecer. Por desgracia, haría falta un cambio total en la organización para que esto ocurriera, un revulsivo, un cambio de personal. Algo que nunca ocurrirá mientras "los de siempre" puedan seguir riéndose de nosotros y sacándonos el dinero. 

Y ahora sólo resta ver qué pasará finalmente el día del festival. ¿Nos costará esto aún más mantener una posición? ¿Tomará alguna medida la UER? En cualquier caso, España este año irá al festival con la cabeza gacha, avergonzada y con un representante que tiene al público MUY dividido, como no recuerdo nunca que hubiera pasado.

Read more...

viernes, 3 de febrero de 2017

No Tomorrow, el "carpe diem" hecho serie.

No es la primera vez, ni será la última, que se nos presenta una serie que tiene como eje central el fin del mundo y qué hacemos ante semejante desastre. Sin embargo, si en algo destaca esta serie de la CW es en presentarnos una visión positiva del asunto, en lugar de centrarse en el desasosiego, el drama y el caos que normalmente desfilan por este tipo de productos. 

¿Os apetece conocer No Tomorrow? ¡Vamos a ello!

Como ya mencioné, se nos presenta un panorama desolador, en el que un reputado matemático venido a menos, Xavier (Joshua Sasse), afirma con rotundidad que el mundo se acabará en apenas unos meses. Ante ello, él decide coger al toro por los cuernos y dedicarse a hacer todo aquello que siempre ha querido recogido en una lista llamada "Apocalyst". Cuando Evie (Tori Anderson) le conoce, su vida da un giro casi completo, y descubre que estaba viviendo su vida de una forma demasiado encarrilada, pero carente de felicidad.

Podréis ver a Sasse ligerito de ropa a menudo (el argumento lo requiere xD)
Hay dos palabras que siempre se me vienen a la mente a la hora de describir esta serie, y son "happy place". ¿Sabéis esas series que os aportan un chute de energía positiva, de felicidad y que os mantienen entretenidos durante todo el visionado? Pues No Tomorrow se englobaría en esa categoría.

Bien es cierto que la serie no se va por derroteros demasiado originales, ni tampoco pretende despuntar más allá de eso. Es un entretenimiento fácil de digerir, muy ligerito y que a menudo te deja con una sonrisa en la boca, muchas veces sin prentederlo.

Si hay algo que No Tomorrow NO es, es pretenciosa. Va a lo que va, no pretender ser moralista ni adoctrinar ni siquiera aconsejar acerca de qué es lo mejor. Los puntos de vista de los dos protagonistas chocan a menudo y la serie no se posiciona en uno u otro, sino que refleja ambos de igual manera y logra que el espectador pueda empatizar con uno u otro. Sí, No Tomorrow educa sobre la vida y la tolerancia de la forma más natural posible, sin ser demasiado obvia ni buscarle las cuatro patas al gato.

¿Que las subtramas podrían estar mejor desarrolladas y no limitarse a ser algo episódico que sabemos tendrá solución de una forma u otra? Sí. ¿Que la serie no sorprende ni se sale de su zona de confort durante sus 13 episodios? Pues también.

Una pelea de almohadas arregla cualquier drama. Y lo sabes.
Pero aún con todo, No Tomorrow logra entretener como pocas series, haciendo que te olvides un poco de todos tus problemas y evadiéndote durante 40 minutos semanales.

La serie, por lo que parece, ha sido cancelada, pero afortunadamente es de esas que, al no tener una trama sostenida a lo largo de sus capítulos, puede verse igualmente sin problema alguno y no dan ganas de matar a los guionistas ya que hemos tenido un final más que satisfactorio.

En conclusión, si buscáis un entretenimiento leve, no demasiado extenso y sois de los que pensáis "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy", No Tomorrow es un digno visionado que os aportará buenos ratos.

Read more...

sábado, 28 de enero de 2017

-Especial American Horror Story- Ranking de temporadas


Ahora que Roanoke ha finalizado y ya llevamos a nuestras espaldas un puñado de temporadas de una de las series fetiche de Ryan Murphy, qué mejor momento que ahora para echar la vista atrás y hacer un repaso, eso sí personal, de lo que ha dado de sí cada temporada de esta serie. A continuación, os desgrano cada una aportando mi visión personal y en un ránking que va de la que más me ha gustado a la que menos.



1º. American Horror Story: Murder House

Still better than Twilight
La temporada que dio inico a una nueva forma de elaborar series de misterio sigue siendo una de las preferidas por los fans, entre los que me incluyo. El concepto puede que no fuese nada del otro mundo, se había visto mil veces en otras series y películas del género, pero la forma en que se llevó argumentalmente, repleta de giros, sorpresas y un misterio que se iba fraguando poco a poco convenció al público y a la crítica.

Sumemos a eso un reparto de lo mejorcito, con algunos "descubrimientos" como Evan Peters o Taissa Farmiga, quienes por cierto protagonizan una de las historias románticas más extrañas del panorama seriéfilo, una fotografía bastante cuidada, acontecimientos que se enlazan al pasado de forma muy convicente, personajes bien construidos y una ritmo envidiable que no deja lugar al aburrimiento. 

Por todo ello, considero que la temporada que originó American Horror Story es, aún hoy, una de las mejores series de misterio/terror del panorama actual.

2º American Horror Story: Asylum

"My Anaconda don't...!"
El nivel, afortunadamente, no decayó mucho en esta segunda temporada. La idea era clara: sembrar el desconcierto y el terror en un Manicomio regentado por monjas católicas. La religión y la fe se contraponían así, de forma magnífica, con la demencia y el diablo, creando una atmósfera terrorífica a la que había que sumar la locura propia de los residentes del manicomio.

A nivel de sustos y terror, es probablemente la temporada mejor elaborada, que no recurre al truco fácil o a la predictibilidad para enganchar al espectador en sus redes. Conviene destacar especialmente dos aspectos; el primero, la magistral interpretación de Lily Rabe como la Hermana Eurnice (incluyendo esa fantástica posesión infernal que mete miedito) y la siempre inquietante presencia de Sylar, digo... Zachary Quinto, quien también da la sorpresa cuando los acontecimientos avanzan.

Si hubiera que achacar algo a esta segunda temporada, sería su bajada de ritmo en los episodios centrales, creando tramas cortas que a nada llevaban por rellenar el "obligado" cúmulo de 13 episodios, algo que hizo un flaco favor a Asylum. Esta pequeña irregularidad aleja, en mi opinión, a esta temporada de la casi perfección.

3º American Horror Story: Roanoke

Siempre es un placer volver a ver a Lana Banana
Parecía que Ryan Murphy y su equipo se estaban quedando sin ideas, la crítica y el público vapuleaban (con acierto) las temporadas anteriores de la serie, salvando sólo ciertos aspectos de las mismas.

Tuvo que llegar Roanoke para volver a poner, con mano firme, las cartas sobre la mesa. La intención de recuperar esa esencia clásica, de volver al misterio y al terror originales, se vio cumplida en mayor o menor medida, haciendo que muchos seguidores de la serie encumbren Roanoke como una de las mejores temporadas. Un servidor sigue pensando que aún dista bastante de Asylum y Murder House, pero sí es cierto que, vistos los precedentes, es la que mejor intenta volver al punto de partida, logrando en el camino entretener al espectador de forma notable.

Bien es cierto que no recupera del todo la forma, pero al menos aprende de los errores cometidos en otras temporadas; por ejemplo, la duración variable de sus episodios, contando sólo lo que deben contar, sin andarse por las ramas ni perderse en desvaríos que no llevan a ningún sitio,

Otro aspecto bien medido es la cantidad de episodios, 10 solamente para Roanoke, cifra más que estudiada y que logra que el espectador esté en todo momento pegado a la pantalla y no sufra bajones de ritmo importantes. Además, el hecho de que se estructure en "tres arcos" bien diferenciados y juegue con el mundo que ellos mismos han construído (basado en hechos reales, recordemos) le da un plus necesario para que no caiga pronto en la monotonía.

Finalmente, hay que destacar también el formato narrativo elegido, el "falso documental", que más allá de servir de postureo visual, permite construir tramas entrecruzadas, llegando a confundir al espectador y difuminando sabiamente la línea entre realidad y ficción. 
Como digo, lejos queda de las mejores temporada de la serie, pero al menos se ve recompensado el intento de volver a las raíces.

4º American Horror Story: Coven

Ya es primavera en El Corte Inglés
Fue aquí donde para mí empezó a caer más gravemente la serie. Suelo decir que Coven es una suerte de Harry Potter con petardeo máximo y más gore del necesario.
Una fórmula que bien podría haber funcionado y que, al menos para mí, se queda en un "quiero y no puedo" que convierten a esta temporada en un espectáculo en el sentido más despectivo que pueda haber.

Para empezar, hablemos de la trama. Más bien busquémosla porque, sinceramente, apenas hay. El punto de partida, la guerra entre las últimas brujas de una estirpe que deben pelear para ver quién es la siguiente Suprema, peca de una simpleza excesiva que, si bien podría ser algo interesante con una construcción bien medida, se queda en... un enorme vacío. No hay nada que motive a seguir viendo la serie más allá de la excentridad de Emma Roberts y sus frases lapidarias (recurso, por cierto, también usado en la otra serie de Murphy, Scream Queens).

Coven deja la impresión de no haber sido trabajada argumentalmente, de haber ido a lo fácil, los chascarrillos tontos, las escenas gore y el abuso de Jessica Lange que, pese a ser una fantástica actriz, si el papel que te dan es una tontuna, poco puede lucirse una, la convierten en una severa decepción.

Así, Coven queda como una temporada para el olvido, donde se empieza a vislumbrar la triste decaída de la serie, que empieza a quedarse sin ideas y a depender del plantel de actores para atraer a espectadores. O incluso cantantes...

5º American Horror Story: Hotel

Yes, me watching this shit
Y llegamos al descalabro monumental, una de las series más aburridas que he tenido el no placer de ver.

Hotel se gusta demasiado a sí misma, se recrea en su pequeña porción de mundo (el hotel donde se ambienta) sin molestarse siquiera en presentar un argumento sólido y con bases cimentadas y unos personajes interesantes.
En su lugar, la trama va dando tumbos por aquí y por allá, sin llegar nunca a ningún puerto, sea bueno o mal (total, qué más da, tenemos a Lady Gaga).

Y ella precisamente representa otro de los problemas enormes de esta temporada. Hotel depende demasiado de Gaga, casi da la sensación (y no estoy muy errado) de que toda la temporada ha sido concebida como un regalo para la cantante, dándole un papel de "vampiresa folladora" que, si bien seguro ha sido divertido de interpretar, nada aporta al conjunto de la trama ni resulta especialmente interesante de ver.

Sí, estéticamente es probablemente una de las mejores temporadas, pero de qué nos sirve un envoltorio bonito cuando el regalo es una tremenda boñiga de vaca. A Hotel le faltan muchas cosas, le falta alma, un argumento al que sostenerse, personajes relevantes.

Le sobra ego, le sobra preciosismo, le sobran cameos que sólo sirven para rellenar minutos y aportan cero al conjunto (por mucho que me alegre ver a Darren Criss en la tele otra vez), y sobretodo, le sobran horas de metraje.

No existe una explicación lógica posible a que la gran mayoría de episodios de esta temporada duren una hora o más. Sería interesante o coherente si fueran para contarme algo relevante, pero no, son minutos (horas) de deleite personal en los que la serie se fagocita a sí misma y hace gala de un onanismo preocupante que deja al espectador más aburrido que desconcertado.
En conclusión, una grandísima pérdida de tiempo que, no en vano, ha hecho a la saga perder una notable cantidad de espectadores.

Nota final: No he comentado Freak Show porque no la he visto, ni la veré. En primer lugar, porque su idea me resulta muy poco atractiva y en segundo lugar porque, a juzgar por las críticas, tampoco me estoy perdiendo nada del otro mundo, y tras la decepción que supuso Coven para mí, ni ganas me quedaron. 

¡Os toca a vosotros! ¿En qué orden enmarcaríais las temporadas de American Horror Story? ¡Contádmelo en los comentarios!

Read more...

domingo, 22 de enero de 2017

The Good Place, ¿el paraíso tras la muerte?



The Good Place es otra prueba más de que Michael Schur va camino de ser uno de los mejores creadores de comedia de la televisión actual. 
¿Y quién es Michael Schur? Pues es el creador de la exitosa Parks and Recreation, serie que si no habéis visto vuestra vida es un fraude y está incompleta, así que antes de seguir leyendo, por favor, buscadla y subsanad este error. ¿Ya?
Estupendo.

The Good Place es la nueva creación de este genio, y nos plantea la eterna pregunta de "¿qué pasa cuando fallecemos? ¿adónde vamos?" Pues muy sencillo, dependiendo de la maldad o bondad de tus acciones a lo largo de tu vida, irás a parar o no a este lugar. The Good Place es el nombre que recibe (toma originalidad) el lugar para aquellos que han sido unos santos en vida y pueden así disfrutar de un paraíso donde todo es perfecto y conocer a su alma gemela, aquella persona que les complementa a la perfección.

Sin embargo, algo, o más bien dicho alguien, trastoca esta aparente perfección, y es que nuestra protagonista, Eleanor (Kristen Bell) ha sido una absoluta cabroncita en vida y, por alguna clase de error, ha ido a parar a The Good Place. ¿Cuánto tiempo podrá mantener el secreto? ¿Qué consecuencias tendrá su estancia en este sacrosanto lugar?

También hay tiempo para el humor educativo
No sólo el concepto de la serie resulta interesante (no conozco ninguna otra que use este pilar central para hacer comedia), sino que estéticamente es una tremenda maravilla. Llegas a creerte que ese lugar existe, y está todo minuciosamente recreado. The Good Place es un lugar colorido, lleno de fantasía, donde tus deseos pueden hacerse realidad y cuentas con más de mil sabores de helado distinto, por disparatado que éste sea. Al menos hasta que llega Eleanor, que empieza a enturbiar la tranquilidad del lugar.

Sin embargo, aviso a negantes, no estamos ante una comedia de carcajadas continuas, estamos ante un humor trabajado, con bromas muy repartidas aquí y allá. No esperéis el humor fácil del 80% de la parrilla televisiva, no esperéis gags continuados uno tras otro. 
The Good Place pretende ir más allá, pretende también hacer reflexionar al espectador, de vez en cuando darle en las narices, todo ello aderezado con pizcas de ingenio aquí y allá. Por eso siempre digo que no es una comedia al uso, y por eso quizá no guste a todo al mundo, pero también por ese motivo creo que es de lo mejorcito que he visto en televisión últimamente. The Good Place es una "rara avis" en la televisión pública, es una serie única, especial, que se atreve a ser distinta y arriesgar. El resultado, a mí parecer, es muy bueno, llegando incluso a crear su propias metarreferencias y hacer partícipe al espectador de su juego interno (para ejemplo, un botón: en The Good Place las palabrotas no están permitidas, por lo que las convierte automáticamente. Así, cuando Eleanor pretende maldecir con un "What the fuck?" enseguida le sale de la boca un divertido "What the fork"? Y como esté, muchos otros).

Pullita "inocente" a la tele británica
El reparto de personajes resulta de lo más carismático, y lo mejor de todo es que la serie se toma su tiempo en explorarlos a fondo y dejar que los conozcamos, llegando incluso en algunos episodios a contarnos (con pequeñas piezas, eso sí, sin dejar nunca que se convierta en el centro de atención del episodio) cómo era su vida y cómo terminaron ahí. Así, podemos sentirnos retratados en mayor o menor medida en ellos y descubrir que sus vidas, si bien llenas de bondad, no eran tan perfectas como pudiera parecer.

Y así, durante trece amenos episodios, conocemos el lugar, a sus habitantes, a su arquitecto Michael (Ted Danson), a la secretaria robot que todo lo puede Janet (magistralmente interpretada por D'Arcy Carden) y llegamos a un revelador y sorprendente final. ¿Quién nos lo iba a decir?

Adam Scott brilla como "malo"
Os juro que jamás de los jamases pensaría que una comedia tan aparentemente sencilla como The Good Place tendría un as bajo la manga tan gordo como el que nos presenta en su Season Finale. Dicho giro, brillante, impresionante, genialoso, deja al espectador con el culo pegado a la silla, y encumbra a esta serie como algo más que "una comedia sobre la ética y la moralidad", convirtiéndola para mí en uno de los eventos televisivos del año. 

En pocas palabras, dadle una oportunidad a esta serie, conectad con ella, con su original concepto y sus heterogéneos personajes. Merece realmente la pena.

Read more...

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP