viernes, 30 de septiembre de 2016

Heroes Reborn, el chicle que nunca debió ser estirado.


Fuimos muchos los que, en su día, lo flipamos a escala desproporcionada con Heroes, esa serie creada por Tim Kring que le daba una nueva vuelta de tuerca al género de los superhéroes, haciéndolos más mundanos, menos súper y más como tú y como yo. A lo largo de cuatro temporadas, con sus más y sus menos (olvidemos, por favor, la innecesaria trama circense de la temporada final), nos regaló muchos grandísimos momentos, un incomparable elenco de personajes inolvidables y numerosos giros que nos dejaron alucinados. Y sí, el mítico Yatta de Hiro Nakamura.

Años más tarde, y pese a que la serie había sido cancelada por unos discretos índices de audiencia, alguien decidió que era hora de retomar la serie. Era hora de desempolvar guiones y continuar la historia. Sin embargo, en este proceso se cometieron errores y aciertos, y más de los primeros que de los segundos he de decir.

Para empezar, digan lo que os digan, no os pongáis a ver Reborn sin haberos tragado las cuatro temporadas previas, porque os vais a perder numerosos detalles, referencias y ciertas claves argumentales sin las cuales esto tiene menos sentido todavía (por ejemplo, conocer los estudios del Dr. Suresh, una pieza importante en los acontecimientos de esta temporada).

Y aquí ya entro en uno de los errores de bulto de Reborn, pretender que sea una serie independiente, visible por sí misma, pero arrastrar con desacierto gran parte de los personajes y ciertas tramas de sus orígenes. Estas medias tintas no han ayudado a nada, desdibujando los pocos personajes que molaban de las temporadas previas.

Lo ideal hubiera sido empezar REALMENTE de cero, con todos nuevos personajes y una nueva trama de verdad, no una que rememora el pasado y se cuelga de él para hacer avanzar a trompicones unos acontecimientos que, sinceramente, no están bien llevados.

Lo cual me lleva a lo “nuevo”, lo que realmente aporta inédito Heroes Reborn, sus nuevos personajes. Tenemos casi una decena de nuevos héroes. Hagamos cuentas, pues. Son trece episodios para un número significativo de nuevas personalidades que introducir. ¿Creéis que da tiempo a desarrollarlos como se debiera, a que sean realmente significativos y sintamos algún tipo de cercanía a ellos? Efectivamente, la respuesta es no. Lo único medianamente interesante es la curiosidad por ver qué poderes tienen y cómo los usan, pero a nivel de evolución y de interés por cada uno rayan la nulidad.

Y no será porque no lo hayan intentado: han metido a Noah Bennet como protagonista indudable, han reintroducido al queridísimo Hiro Nakamura, vemos pequeños momentos con algunos de nuestros pasados héroes y no dejan de mencionar a Claire (eso sí, no esperéis verla por ninguna parte). Sin embargo, todo cae en saco rato cuando tenemos una trama tan poco interesante, con apenas chicha que rascar y unos personajes anodinos que ni de lejos llegan al carisma de los iniciales.

Así pues, tenemos un producto que vive de la nostalgia del fandom, levemente entretenido en ocasiones, pero que arrastra los males de la continuidad indeseada y poco trabajada y repite la misma estructura que ya vimos entonces, sólo que con mucho menos acierto. Somos fans, pero no  nos tragamos cualquier cosa.  ¿Vosotros cómo lo veis? ¿Una oportunidad perdida, un desesperado intento de volver al origen o un último regalo a los seguidores? (Porque, si son como esto, espero que sea el último, y ahora de verdad).


Read more...

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Until Dawn; save the cheerleader, save the... ¿world?


¿Conocéis el género slasher? Ya sabéis, ese tipo de pelis en las que un grupo de adolescentes va de party hard a una cabaña en el bosque, mansión abandonada, casa perdida… cualquier cosa que no parezca muy acogedora y lo más alejada posible de la civilización. Pues eso es exactamente lo que nos propone Until Dawn. Eso sí, en esta ocasión nosotros tomamos todas las decisiones, por lo que si los personajes sobreviven o no depende enteramente de nosotros.

En el juego, encarnamos a un total de ocho personajes: Sam, Josh, Ashley, Chris, Matt, Mike, Emily y Jess. Cada uno de ellos está basado en un actor/actriz del mundo real, así por ejemplo Sam es la imagen virtual de Hayden Panettiere (Heroes) y Josh es lo propio de Rami Malek (Mr. Robot).

Until Dawn nos propone ir alternando entre unos y otros según el momento de la historia en el que nos hallemos, ya que, como resulta obvio en este tipo de género, el grupo no tarda en separarse. 
Al ser un juego apoyado mayormente en la narrativa, el jugador no tendrá mucho que hacer, únicamente ir siguiendo la historia (la cual, afortunadamente es muy interesante, ya que si en un juego de estas características la cagas con eso, apaga y vámonos) y eligiendo qué decisión tomar cuando nos lo permitan. Algunas de estas decisiones influirán decisivamente en el devenir de los acontecimientos mientras que otras únicamente son para dar al jugador algo de libertad y crear drama, o no, entre el grupo.

Asimismo, en determinados puntos del juego tendremos que usar distintas armas y realizar ciertas acciones. El sistema es el mismo que al tomar una decisión, pero aquí la rapidez y la habilidad sí juegan un papel relevante.

Until Dawn se compone de un total de 10 episodios, cuya duración estimada dependerá del jugador, aunque hay que reseñar que es un juego bastante lineal, y en las pocas partes en las que se permite explorar tampoco hay demasiado que hacer, aunque siempre es recomendable hacerlo para hallar pistas sobre la trama y tótems que nos mostrarán visiones sobre futuros acontecimientos, para así poder prepararnos e intentar evitarlos.

A pesar de esto, el juego no nos durará más de unas 9 horas, y dado que la trama siempre invita a seguir jugando (bien implementados cliffhangers), es probable que nos ventilemos el juego enseguida. Eso sí, siempre tenemos la posibilidad de volver a jugar para intentar hacernos con todos los tótems o para tomar otras decisiones y ver qué ocurre. Recordad que el objetivo final es lograr sobrevivir con todos los personajes, una tarea que os aseguro no resulta nada fácil.

Until Dawn propone una experiencia no apta para cardíacos, llena de sustos que no te esperas y situaciones muy tensas (en algunos momentos del juego un servidor contenía la respiración sin darse cuenta, así que imaginaos), por lo que si os gusta pasarlo un poco mal o este tipo de género, resulta más que recomendable.

Nota: Premio a los que hayáis pillado la referencia en el título de la entrada en relación a Until Dawn.
Nota 2: El premio es metáforico y no tiene valor económico ninguno. En caso de duda, consulte a su farmacéutico.

Read more...

lunes, 26 de septiembre de 2016

Stranger Things; qué pasará, qué misterios habrá...


Os juro que no recibo ningún royaltie por parte de Netflix por hablar de sus series. Qué culpa tengo yo si veo gran parte de los contenidos de esta plataforma online, y si encima casi todos son productos de calidad, pues difícil me lo ponen para resistirme.

En esta ocasión, la serie que nos ocupa llegó el pasado verano, casi sin hacer ruido y de puntillas pero pronto se convirtió en un fenómeno social, una de esas series de las que todo el mundo habla y la presión social casi te obliga a ver. ¿Está justificada tanta expectación? 

Antes de nada, metámonos un poco en harina. Stranger Things es, ante todo, la historia de cuatro niños amantes de los juegos de rol (Will, Mike, Lucas y Dustin) que una noche como otra cualquiera se encuentran jugando una partida cuando uno de ellos, al volver a casa, desaparece en circunstancias muy extrañas. Así pues, tanto sus amigos como su madre, hermano y el sheriff del pueblo empiezan una búsqueda que les llevará a descubrir secretos paranormales ocultos en esa aparentemente apacible villa.

Uno de los rasgos definitorios de Stranger Things es su ambientación, su estética por así decirlo, ambientada en la década de los ochenta. Todo en la serie rinde un perfecto homenaje a las series de misterio de la época (¿alguien ha dicho Twin Peaks, The Twilight Zone?), empezando desde esa maravillosamente simple intro, continuando con los personajes, la banda sonora y todo lo que envuelve el “aura” de esta serie. En ese sentido, puntazo a favor, ya que realmente lo han logrado de una forma genial, y no es sencillo, ya que cualquier mínimo detalle podría sacarnos del contexto.



Por otro lado, y a diferencia de lo que creía un servidor, hay una única trama alrededor de la temporada (yo pensé que eran episódicos, a modo de casos), lo cual perjudica y beneficia a la serie en varios aspectos. La beneficia porque es la forma ideal para ver el recorrido y evolución de cada uno de los personajes, entendiendo sus peculiaridades y sus motivos,  y en Stranger Things todos los personajes tienen una progresión bien trazada (incluso los más secundarios, a pesar de que en estos casos es mucho más simple).

Sin embargo, creo que también le perjudica porque la trama no tenía para tanto, lo cual es grave cuando se trata de una serie de sólo 8 episodios a los que en mi opinión le sobran un par para haber tenido una dinámica y un ritmo mucho mejores. Entiendo que es para ir con calma y sembrando el misterio, pero a mí al principio se me hacía un pelín lenta, las pistas eran demasiado sutiles y en ocasiones ni siquiera lo eran tal, provocando que, al menos en mí, el misterio se diluyera demasiado. Por fortuna, a partir de la mitad de temporada, la serie coge un ritmo bastante acertado y de ahí al final es una carrera de fondo con un final muy emotivo.

Otra cosa a tener en cuenta es que el final es abierto. Sí, el caso se resuelve y se puede decir que la búsqueda llega a su fin, pero dejan la puerta abierta para la ya confirmada segunda temporada. ¿Bien jugado? No sé, yo hubiera preferido un caso totalmente nuevo para la segunda, sin dejar ningún cabo suelto atrás, pero tengamos fe en los hermanos Duffer.

Con todo lo que he dicho, parece que no me ha gustado Stanger Things, pero no os quedéis con esa impresión. Es una buena serie, digna de Netflix y desde luego ha sido una pequeña sorpresa veraniega, pero personalmente no la encumbraría al Olimpo de series.

Read more...

viernes, 23 de septiembre de 2016

Angie Tribeca, el absurdo por bandera.


El canal TBS nos sorprendió el pasado verano anunciando una nueva serie protagonizada por Rashida Jones, a quien conoceréis posiblemente por Parks and Recreation (¿habrá alguna reseña de en la que no mencione esta grandiosa serie?). No sólo eso, sino que se anunció que la primera temporada constaría de 10 episodios y saldrían todos a la vez, para maratonear a gusto, al más puro estilo Netflix (& chill).

Su premisa y sus carteles promocionales, a cual más hilarante, fueron más que suficientes para que me sintiera tremendamente atraído por la serie, y el hecho de que Rashida fuera la prota también ayudó, por supuesto que sí.



Angie Tribeca es una descarada parodia de las series procedimentales policíacas americanas, irreverente y satírica, que desmonta todos esos tópicos y les da un giro (muchas veces en forma de exageración) buscando siempre conseguir el humor más absurdo.

Empezando por los títulos de los episodios, continuando con sus personajes y finalizando con los múltiples cameos (en sus episodios han desfilado estrellas de la talla de Lisa Kudrow, Bill Murray, James Franco o Adam Scott), todo en Angie Tribeca está al servicio de la risa absurda, de la locura porque sí, del sinsentido más maravilloso.


Eso sí, aviso a navegantes y posibles espectadores de la serie, Angie Tribeca DEBE verse en versión original (ponedle subtítulos si queréis, claro), ya que sus múltiples wordplays (juegos de palabras) pierden todo el sentido al ser traducidos y obviamente le quitan toda la gracia a uno de los pilares del humor de la serie, las metáforas y expresiones tomadas literalmente por sus personajes para conseguir el golpe cómico.




Huelga decir que me lo he pasado teta (uy, lo que he dicho) con el visionado de las dos temporadas de las que de momento consta esta locura. Desconocemos si habrá una tercera (yo lo imploro cada día), pero en cualquier caso al ser capítulos auto conclusivos en su mayoría, podéis relajaros y disfrutar de la serie sin ningún problema ni temor.

No es un humor para todo el mundo, es más, incluso me atrevería a decir que es bastante nicho, y al requerir cierto nivel de inglés para pillar los dobles sentidos pocos se acercarán a esta serie, pero los que lo hagáis, sabed lo que vais a ver y dejaos llevar por el absurdo delirante que propone Angie Tribeca.

Read more...

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Mis juegos favoritos de la eShop (3DS y WiiU)

La miríada de títulos que pueblan la eShop, tanto en Nintendo 3DS como en WiiU, puede hacer difícil decantarse por unos u otros a la hora de elegir en qué gastar nuestro sufrido dinero virtual (que previamente es físico, claro). Así pues, valga esta entrada (haré más en el futuro) para que os comente algunos de los mejores juegos a los que he tenido la oportunidad de jugar mediante eShop. Ojo, si veis que falta alguno muy bueno y no está aquí, es porque no he jugado obviamente y no voy a hablar de juegos a los que no he jugado por muy buenos que sean. ¡Vamos allá!



-Gunman Clive / Gunman Clive 2
Un juego de plataformas y acción lateral en 2D de mecánica sencilla pero no por ello menos desafiante. Su particular estética es suficiente para que el juego entre por los ojos, pero encima resulta bastante ameno y un divertimento ideal para esas tardes muertas (o mejor dicho, tarde en singular, ya que resulta tan corto que se puede terminar en un par de horas).

Su segunda parte aumenta un poco la duración e incorpora nuevas mecánicas que aportan mayor variedad al juego, así como varios personajes a elegir con diversas habilidades para que cada uno seleccione a quién desea encarnar.
Por cierto, tenéis también su versión HD en Wii U, por si sois de los raros que no tenéis 3DS (aunque lo lógico es que sea al revés).



-VVVVV
Difícil como los de antaño, con un estilo retro muy marcado y píxeles por doquier. Un juego que te sacará de quicio en más de una ocasión pero que no podrás soltar alegando aquello de “una vida más y lo dejo”. Suerte que nuestro protagonista tiene infinitas vidas.

Deberemos explorar una misteriosa nave especial donde la gravedad va un poco a su bola encarnando al capitán Viridian mientras buscamos a los cinco miembros de nuestra tripulación, perdidos a lo largo y ancho del lugar. No será una tarea sencilla, y deberemos hacer uso de nuestra orientación y nuestra habilidad para cumplir dicha tarea.
Si te gustan los retos chungos y la estética retro, no dejes de probarlo.



-Ducktales Remastered
Qué tiempos aquellos, cuando en mi Gameboy jugué al juego en el que se basa este “reboot”. La nostalgia llama a mi puerta y yo, como no, caigo en la trampa. 

Resulta una delicia jugar al mismo juego de antaño con una extensísimo lavado de cara, no sólo en el aspecto gráfico, sino también en el sonoro y con pequeños detalles que lo vuelven a convertir en un juegazo, y más para los de mi quinta…
Plataformas como los de antaño, diversión asegurada y el carisma de los personajes de Disney, y es que, mucho antes de que existiese Wario, ya había alguien más avaricioso que él…
¡Pato! 


-Mutant Mudds
Desde luego, si hay algo que abunda en el catálogo digital de Nintendo son los juegos de plataformas, uno de mis géneros predilectos como seguro que se nota en esta selección.
Mutant Mudds derrocha sencillez por los cuatro costados, así como amor retro y… ¡dificultad! Un reto al alcance de muy pocos. No os dejéis engañar por la estética colorida, este juego te llevará al mismísimo infierno si no logras dominarlo.

Precisamente por eso, me ha encantado, resulta increíblemente gratificante cuando por fin superas una zona en la que te habías atascado y perdido mil y una vidas.



-The Swapper
Una de las rarezas más desconocidas de la eShop, y un auténtico imprescindible.
Nos encontramos en un mundo aislado, oscuro y vacío. No sabemos dónde estamos, ni quiénes somos, pero tenemos la habilidad de crear un número limitado de clones de nosotros mismos a los que les otorgamos nuestra consciencia temporalmente. Haciendo uso de este peculiar sistema, deberemos superar una serie de puzles que pondrán a prueba nuestra inteligencia y capacidad de razonamiento.
Por si esto fuera poco, añadidle reflexiones existenciales y un final que te dejará boquiabierto. Probadlo, merece la pena.


-Sadame
Estética anime, ninjas, una historia atractiva, gráficos chulos, acción a rabiar y toques de RPG… juntad todo eso y tendréis Sadame.
Deberemos encarnar a un personaje (a elegir Monje, Guerrero, Ninja, Samurai), cada cual con armas y habilidades propias y vencer al malvado Nobunaga antes de que arrase con todo. A priori, puede parecer un hack’n’slash de toda la vida, pero sus componentes roleros lo hacen mucho más profundo de lo que parece. 
Os aseguro que la mecánica engancha, y el juego cumple muy bien en todos los aspectos técnicos. Altamente recomendable.

¡Hasta aquí esta primera tanda de recomendaciones de la eShop! Pronto tendréis más. Hasta entonces ¿habéis jugado a alguno?

Read more...

lunes, 19 de septiembre de 2016

Últimas películas vistas


¡Nueva tanda de reseñas en formato ligerito! Procedamos pues a hablar de cine...

                                 

-Mi gran noche
Si hay algo que hay que reconocerle a esta película son dos cosas; en primer lugar, la gran cantidad de actorazos y actorazas patrias con las que cuenta, una plantilla enorme y de calidad. En segundo lugar, el divertido uso que le han dado a Raphael como un pseudo Darth Vader cañí con mucha chulería.

Ahora bien, el resto se desmorona bajo su propio peso. Todos sabemos que Álex de la Iglesia es un director muy excéntrico y peculiar cuyas películas suelen dividir a público y crítica en bandos muy diversos. He visto pocas cintas de este hombre, pero desde luego ésta no es la mejor que he visto. La trama resulta incluso demasiado absurda, los gags predecibles y anodinos y la gran cantidad de tramas hace que ninguna acabe por desarrollarse correctamente. Como dije, únicamente las coñas con Raphael me han hecho gracia así como el divertido papelazo que se marca Jaime Ordóñez, al cual deberían usar más para comedias porque está muy infravalorado.

5.50/10

-Ahora me ves
Pero qué bien se le dan a Jesse Eisenberg los papeles de prepotente creído y subnormal, casi parece que no tiene que actuar, ¿verdad?  (¿se nota que me cae fatal, no?).
Desde luego, él no es el motivo por el que vi esta película. Me llamó mucho la atención desde que se anunció y he ido posponiendo su visionado inconscientemente hasta hace poco (también es cierto que son 2 horazas de película y a mí si una peli dura más de hora y cuarenta me da perezita, soy un chico de series, ya lo sabéis).

La peli me ha gustado, me ha mantenido pegado a la pantalla durante las dos horas, que no es moco de pavo, y el hecho de ver a mi querido Dave Franco pues también ayuda, la verdad. Podríamos achacarle que los trucos resultan exagerados y poco creíbles, aunque algunos giros sí me han gustado. Eso sí, cuando descubrimos la verdadera identidad de "El Ojo" me he quedado un poco chafado porque no le vi mucho el sentido, la verdad.
Con todo, si la veis sin pretensiones y dejándoos llevar un poco resulta un divertimento muy digno y espectacular.

7.50/10

-Ocho apellidos catalanes.
Se nota, y mucho, que han querido arrastrar el éxito de la original y hacer una segunda parte sin perder mucho tiempo para que no se pasara el boom. Y, por desgracia, eso se ha notado en el guión.
Los chistes resultan, en general y a excepción de unos pocos, bastante mediocres y no tiene ni de lejos la gracia que para mí sí tuvo la original, con la que me lo pasé muy bien.

Los nuevos personajes no terminan de calar del todo y algunas tramas quedan inconclusas de una forma incomprensible. Una vez más, los grandes momentos se los llevan Dani Rovira y Karra Errejalde, sin los cuales la película pasaría de levemente entretenida a infumable.
Vedla sólo si conocéis la primera y tenéis curiosidad por esta segunda parte, pero ya os digo que dista mucho de la calidad de la predecesora.

6/10

-Naomi and Ely's No Kiss List
No conocía esta película. Y posiblemente nunca la hubiera conocido de no ser porque, investigando un poco, descubrí que en ella sale mi querido Matt Daddario (Alec en la serie de Shadowhunters). Así pues, sobraban motivos para verla.

Esta película es la prueba perfecta de que no puedes juzgar una película adolescente sin más, ya que me ha sorprendido muy gratamente y me ha gustado mucho más de lo que esperaba. Los personajes son muy reales, la interpretación de Victoria Justicia es digna de mención y Pierson Fode (al que conocí en este filme, y me alegro) tampoco se queda atrás en absoluto.
Es cierto que el papel de Daddario es muy secundario, pero incluso me dio igual porque disfruté mucho de esta pequeña sorpresa.

Luego, claro, investigando en internet uno descubre que está basada en un libro de David Levithan y entiende muchas cosas. Para los que no sepáis quién es ese hombre, es uno de los mejores autores de literatura juvenil del mercado actual, y estoy deseando leer algunos de sus libros.

8/10

-Money Monster
Desconozco si esta peli se llegó a estrenar en salas de cine, porque ni sabía de su existencia, pero su trama me llamó poderosamente la atención.

Es un thriller cargado de tecnicismos que, en leves ocasiones, se pueden hacer un pelín denso, pero logra mantener la tensión del espectador durante la hora y media que dura. Además, resulta una brillante crítica al mercado de la bolsa, a los bancos y a la avaricia humana en muchas de sus vertientes. Dato curioso, está dirigida por Jodie Foster.

Bastante recomendable.

7.50/10

-Kubo y las dos cuerdas mágicas.
Sorprende que un director no oriental conozca tan, pero tan bien, el folclore de la cultura japonesa y lo emplee de maneras tan sabias en esta bonita película.

Kubo y las dos cuerdas mágicas sorprende por sus pequeños toques adultos y una carga dramática inesperada en momentos puntuales, además de un final agridulce que es de agradecer (¿por qué todos los finales de pelis para niños han de ser felices y chachis?).

A destacar no sólo la peculiar animación y el canguelo que dan las villanas del filme, sino esa preciosa escena con los origami en la que Kubo explica la leyenda de las cuerdas. Brillante.

Por lo demás, una película bastante manida en el género, muy amena y bonita, pero que no sorprende en su narrativa.
7/10

¿Habéis visto alguna de estas películas? ¿Qué os han parecido?

Read more...

sábado, 17 de septiembre de 2016

Superstore, el hipermercado de la locura



NBC, ese canal que tantas comedias produce y de las cuales la mayoría le salen “rana”, no ceja en su empeño de buscar su próxima gallina de los huevos de oro. Pasará mucho tiempo antes de que veamos otra maravilla como Parks and Recreation, pero por el momento Superstore cumple el cometido de divertir bastante bien. ¿Nos adentramos en este curioso hipermercado?

Superstore tiene lugar en un gran hipermercado (sí, estilo Carrefour) llamado Cloud 9, al cual entra a trabajar Jonah, que pronto descubrirá que no ha entrado en un lugar normal, sino que todos sus empleados resultan bastante especialitos.

Respecto a la trama, no hay mucho que añadir. Estamos ante una sitcom de las de toda la vida con la diferencia de estar ambientada en un hipermercado. Cada capítulo consta de un par de tramas independientes que involucra a varios empleados del lugar, a excepción de un par de ellos de trama única en la que todos los personajes están metidos.




Los puntos divertidos de la serie radican precisamente en sus personajes, que resultan divertidos sin llegar a ser histriónicos. Los iremos conociendo poco a poco (todo lo que se puede llegar a profundizar en una serie de este estilo, claro) e iremos encariñándonos con todo el equipo.
Además, en cada episodio se intercalan pequeños gags protagonizados por diversos clientes al azar del hipermercado haciendo cosas de lo más estrafalarias. Para muestra, un botón:


Su primera temporada consta de un total de 12 episodios, al ser una serie de mid-season. Os recomendaría echarle un vistazo al menos al primer episodio y, si veis que es vuestro estilo de comedia, seguidla porque tampoco os llevará mucho tiempo.

Por cierto, sabed que ha sido renovada para una segunda temporada, que se estrenará el 22 de septiembre (¡no queda nada!).



Read more...

jueves, 15 de septiembre de 2016

Daredevil, el diablo viste de Pra... rojo



Netflix está jugando muy en serio sus cartas. No se conforma con adquirir los derechos de cientos de series y películas para que disfrutemos en cualquier momento, sino que está apostando fuerte por la producción propia. Y lo mejor de esto es que sus series suelen tener una calidad por encima de la media, haciendo que ya se esté hablando mucho y bien de la plataforma.

El caso que nos ocupa hoy, Daredevil, supuso la primera producción de la cadena en conjunción con Marvel, a lo que luego se sumó Jessica Jones, y posteriormente llegarán The Punisher, Luke Cage o Iron Fist.

Para aquellos que no conozcáis a Daredevil (olvidemos, por favor, la mediocre película que se estrenó en su día) os diré que bajo esa capucha roja se esconde Matt Murdock, abogado de día y vigilante de noche. No posee ningún superpoder, a no ser que consideréis como tal tener unos sentidos prodigiosos y una habilidad para el combate excelente. Nada sobrenatural, por así decirlo.

En esta entrada diseccionaré un poco las dos temporadas de la serie para luego hablar de ella en términos más generales.

La primera temporada, aparte de servir como una perfecta introducción a los personajes, nos presenta un poco el ambiente en Hell's Kitchen, lugar de residencia de nuestro héroe, donde habitan maleantes, mafiosos, asesinos y todo tipo de calaña de los bajos fondos. A veces el peso de la ley no es suficiente para combatir estos males, por lo que Matt decide tomarlo por su mano y emplear otros "métodos". También conocemos, gracias a unos perfectamente realizados "flashbacks", la infancia de Matt, cómo perdió a su padre (y gran parte de su visión) y como conoció a su mejor amigo Foggy. 
Si esto fuera otra serie (pongamos, OUAT), esos flashbacks parecerían metidos a calzador para llenar minutos de metraje. Sin embargo, en Daredevil no ocurre así en absoluto. Se introducen cuando es necesario y se hilan muy bien con lo que está ocurriendo, para llegar más al espectadory que éste comprenda mejor el trasfondo y decisiones de los personajes.

Otro de los aspectos positivos de la serie es precisamente que no hay un sólo protagonista. Todos los personajes tiene sus minutos de gloria, a todos los llegamos a conocer muy bien, No os penséis que sólo vais a conocer el pasado de nuestro demonio rojo, la serie indaga de forma maravillosa en las motivaciones de cada uno para que lleguemos a comprender incluso a los villanos.

La segunda temporada amplía lo visto en la primera de formas únicas, entretejiendo varias tramas ante nuestros ojos de forma casi imperceptible e involucrando al grueso de personajes de distintas formas. El equipo protagonista, formado por Karen, Matt y Foggy, realiza sus acciones invidualmente, pero todas van a tener algún peso en la gran trama central, y es aquí donde uno ve lo bien trabajados que están los personajes, lo bien trazadas que están sus evoluciones y lo madura que es la serie al no recaer en tópicos del género.
Además, la aparición de personajes conocidos en los cómics como The Punisher o Elektra le dan mucha más vidilla a la serie, provocando que nuestro Daredevil tenga que lidiar con otro tipo de vigilantes con secretos y cuyas motivaciones no parecen encajar muy bien con las de nuestro protagonista. En otras palabras, las disputas están aseguradas. Por cierto, mención de honor a los tremendamente bien construídos diálogos, que bucean en temas éticos y morales con puntería y le dan un toque maduro al género que siempre se agradece.

Daredevil es una seria seria, señores, que demuestra que las series de superhéroes no tienen por qué ser tan ingenuas, tan "mamarrachas" o tan simples (no voy a poner ejemplos para no levantar ampollas entre fandoms pero todos sabemos a cuáles puedo referirme, ejem... CW). Daredevil es una muestra idónea de que con buenas ideas, cariño, respeto y dedicación se pueden hacer buenas series del género, sin ir a lo fácil y teniendo claras las tramas desde el principio.

No quisiera terminar sin dedicar unas palabras a las increíblemente bien rodadas escenas de acción, las cuales creo que merecen un premio por sí solas. Destacando esa potentísima escena en el pasillo de la primera temporada y la igualmente increíble escena del edificio de la segunda, en la cual Daredevil desciende un edificio mientras matones les salen de cada esquina. Es simplemente perfecto, la calidad visual de la serie resulta innegable.

Por último, destacar esa grandiosa intro, tan sutil como certera, y esa melodía que se acaba pegando pese a ser bastante canónica (o al menos a mí me da la impresión de que todas las bandas sonoras de series de superhéroes son sospechosamente similares).

Daredevil es una de las apuestas más fuertes de Netflix, una serie que se toma muy en serio a sí misma y que no quiere defraudar, ni a los conocedores del personaje original ni a los nuevos.  Su objetivo está más que cumplido.

Read more...

martes, 13 de septiembre de 2016

Yokai Watch, "¡friendzonéalos todos!"



Precedido de un enorme éxito en su país de origen, donde cada nueva entrega o spin-off arrasa en ventas nada más salir, la saga Yokai Watch por fin nos llega a España (años más tarde, pero llega) dispuesta a repetir el mismo éxito que en Japón. ¿Nos adentramos en el mundo Yokai?

Nathan, nuestro joven protagonista, en uno de sus paseos por el bosque cazando bichos, se encuentra un extraño artefacto del cual sale una criatura. Se presenta como Whisper y afirma ser un Yokai, y le dice al joven que nuestro mundo está habitado por unas criaturas llamadas Pokémon... digo, Yokai.
Así pues, Nathan deberá ayudar a la gente de Floridablanca y de paso descubrir qué está pasando en el Yokai World.

A priori, y por su estética, Yokai Watch puede parecer un juego infantil, y si nos ponemos estrictos su público objetivo no deja de ser la chavalada. Ahora bien, a diferencia de la serie, el videojuego puede ser disfrutado por adultos igualmente, ya que tiene los suficientes elementos como para enganchar a cualquiera... aunque también tiene sus defectillos. Pero vamos por partes.

En primer lugar, el grueso del juego, llamémosle la Historia Principal, se compone de once misiones (de duración variable) en la que deberemos seguir una trama y realizar una serie de objetivos para llegar al "final" del juego (lo pongo entre comillas porque hay muchísimo que hacer tras esto).
Ahora bien, puedes ignorar perfectamente la misión que tienes que hacer y en su lugar ayudar a la gente de Floridablanca con sus pequeños problemas. Esto te reportará experiencia para tus Yokai y diversos ítems (algunos bastante raros).

Y de paso, mientras realizas misiones o sigues la historia, puedes buscar Yokai por todas partes y convencerles de que se unan a ti, lo cual constituye otra de las partes vitales del juego. Para ello cuentas con la ayuda del susodicho Yokai Watch, que actúa como una suerte de radar y localiza la ubicación de Yokai próximos a ti. Asimismo, si subes de rango tu reloj, podrás ser capaz de ver otros Yokai cada vez más poderosos. Conviene aclarar también que esta tarea es obligatoria también para progresar en la historia.

¿Y cómo me hago amigo de estos bichos? Pues muy "sencillo", al menos en su mecánica, porque a la hora de la verdad no lo es tanto. Cuando el Yokai te ataque y entables combate con él (o ellos), deberás darle algo de comer, a ser posible su alimento favorito. Si le gusta, aumentarán tus posibilidades de que, tras finalizar la contienda, el Yokai desee ser tu amigo. Ahora bien, tengamos varios aspectos en cuenta;  primero, resulta imposible averiguar la comida favorita de un Yokai a no ser que recurras a guías, por lo que es una proceso de ensayo y error; segundo, nada te asegura que el Yokai quiera amistad incluso dándole su manjar predilecto; tercero, en ocasiones los Yokai querrán tu amistad incluso si no les diste nada.

Todo esto provoca que este proceso resulte en ocasiones algo tedioso, especialmente cuando necesitas un Yokai poco común y que nunca accede a ser tu amigo. Pueden pasar muchos combates antes de que decida finalmente unirse a ti. Por si fuera poco, la comida requiere un gasto de dinero y, a pesar de que en este juego eso no suele ser un problema, resulta pelín frustrante tener que volver al lugar donde venden tal o cual alimento para reponer las reservas. Eso sí, el sentimiento de gratificación cuando un Yokai finalmente cede resulta incomparable.

Vamos, finalmente, con unos de los aspectos más polémicos del juego, su peculiar sistema de combate. Básicamente en tu equipo Yokai puedes tener hasta seis, de los cuales sólo los tres delanteros pelearán en combate (a la vez) mientras los tres restantes estarán en la retaguardia. En cualquier momento del combate puedes "girar la rueda" y alterar sus posiciones como te venga en gana. En ocasiones, si te espiritan a un Yokai, deberás ponerlo en la retaguardia y "curarlo".
Tu equipo atacará por sí solo, bien sea con sus habilidades especiales o su ataque normal, esto resulta impredecible, aunque hay que decir que siempre con cierta lógica, ya que tú puedes decidir antes del combate qué estilo seguir (más ofensivo, defensivo, mixto...). Hay una cosa que el jugador sí puede controlar, y es que cuando la barra de espíritu de un Yokai llega a su tope éste puede realizar su Animáximum, una especie de ataque especial con efectos diversos según la criatura. Para que lo haga, deberás realizar un sencillo minijuego en la pantalla táctil (bien sea tocar unos puntos, trazar una figura o hacer círculos). Puede parecer un proceso tedioso a la larga, pero a mí no me ha aburrido ya que son muy breves y no llegan a hastiar.

También hay que tener en cuenta, a la hora de formar tu equipo, que cada Yokai tiene una tribu (valiente, misterioso, robusto, guapo...) y que si juntamos a varios pertenecientes a la misma tribu sus atributos aumentarán, por lo que es algo a tener en cuenta, a pesar de que no siempre nos sea posible. Otro detalle a tener en cuenta es que, a medida que nuestros Yokai suban de nivel, el nivel de sus ataques y sus animáxum subirán, llegando a tener más potencia.

Con todo esto dicho, ¿merece la pena Yokai Watch? En última instancia, depende de lo mucho o poco que os atraiga el concepto, pero como juego desde luego resulta más que correcto, garantía del sello Level 5. A pesar de pequeños momentos de frustración y la enorme difiultad a la hora de amistarse con ciertos Yokai, es un juego gratificante, con mucho que hacer y descubrir y con un sentido del humor muy marcado. Ah, y no os equivoquéis, nada tiene que ver con Pokémon, las comparaciones resultan erróneas, es un juego con personalidad propia y mecánicas muy distintas.

Read more...

viernes, 9 de septiembre de 2016

-Opinión- Playstation Meeting, o cómo vender teles en 40 minutos.


Recientemente ha tenido lugar el llamado PS Meeting, donde supuestamente Sony presentaría sus últimas novedades y nuevo hardware. A pesar de que el llamado modelo Slim ya se había filtrado, la gran expectativa recaía en el nuevo modelo, del que ahora sabemos que se llamará Pro y no Neo como venía apuntando la rumorología.

En primer lugar, permitidme, como espectador de dicho meeting, comentar lo mal estructurado que estuvo y la falta de cadencia y de ritmo del mismo. Más aburrido que un disco de Coldplay. Mucha palabrería, voces monótonas y ningún estallido, ninguna sorpresa que dejara la boca abierta, ningún golpe de efecto... sólo palabras.

Resultado de imagen de ps meeting resumenÉsto se acrecentó todavía más si cabe con la llegada de Mark Cerny al escenario, ese hipster de voz aterciopelada que sería incapaz de gritarle a su mujer si lo pilla en la cama con otro. El buen Mark nos contó las bondades del formato HDR y también puso hincapié en las llamadas 4K. A pesar de la cantidad de tecnicimos que salieron por su boca, hay que decir que todo se entendió bastante bien. ¿Cuál es pues, el problema? Que no quiero que me vendan televisores. Por favor, señores peces gordos con pasta, vendan una consola por sus juegos.

En otras palabras, el meeting ha servido para convencer a la masa consumista de que si quieren disfrutar BIEN de PS4 Pro deberían tener en su hogar una tele guapa con soporte a 4K o HDR. Y, permitidme que os comente un par de detalles. En primer lugar, si vuestra tele es Smart TV, tenéis suerte, podréis actualizarla para que sea compatible con HDR. Enhorabuena.
El resto de mortales, es posible que si vuestra tele es del año 2014 o anterior no sea compatible con ninguno de estos formatos, por lo que os tocará pasar por caja si queréis verlo todo bonito y, por supuesto, haceros con una PS4 Pro.

Lo cual me lleva al siguiente punto. Muchos se asombran de lo "barata" que es PS4 Pro (aunque yo discrepo en lo de barata teniendo en cuenta que no me están vendiendo una nueva generación, sino una "actualización de hardware" por así decirlo). Pero, va, poniéndome objetivo, 399 € no es tanto a cambio de lo que tecnológicamente ofrece, ¿no? Ah, claro, pero es que necesitas una tele si quieres verlo todo maravillosamente bien. 

No voy a entrar en mi eterno dilema de que los juegos deberían ser divertidos y no bonitos, y tachadme de clasista o anticuado por decir que los gráficos me la soplan. Obviamente no negaré que si un juego se ve bien seré el primero en reconocerlo y disfrutarlo, pero en última instancia no es lo que busco en una consola. Busco mecánicas entretenidas, momentos de diversión, no fotorrealismo ultrarrealista. A eso lo llamo cine o vida real (ala, mirad lo que ha dicho el ignorante este que ha comparado los videojuegos con cosas reales). Sí, venga, va, que el ejemplo se entiende, se llama hipérbole, malditos niños rata (para que me entendáis, estoy exagerando).

Y por estas razones todo lo que se dijo en la conferencia no va conmigo. He de reconocer, además, que cuando pusieron "Days Gone" y dijeron en cierto momento que estaban jugando con el HDR no vi la diferencia. No, en serio, no noté nada. Sí que lo noté cuando Mark ponía las imágenes estáticas en televisión, pero no en los juegos.  Y, aún con esto, me da un poco igual. ¿A dónde vamos a llegar con esto?

Y para ir finalizando, quiero llegar al punto que me llevó a escribir esta columna, y es que el mundillo tecnológico avanza tan veloz que las consolas deben adaptarse a ello, y el problema de esto es que es el consumidor el que paga el pato, teniendo que abonar más dinero cada menos tiempo. Quizá este factor sea el condicionante de que cada vez muestre menos interés en las consolas. No han pasado ni 4 años y Sony ya lanza dos nuevos modelos de su consola (por cierto, el Slim es preocupante que sólo tenga un ventilador), y XBOX ya ha movido ficha con XBOX One S y la futura Scorpio (que veremos qué es finalmente). Ya no es que las generaciones de consolas sean cada vez más breves, es que tenemos intergeneraciones entre las mismas, estamos llegando a un ciclo de mercado que me desagrada muchísimo. 

Y lo peor es que la gran masa está picando con estas pequeñas nimiedades, provocando que esta nueva forma de entender las consolas se esté asentando y sea ya el nuevo modelo de mercado, el estándar establecido por el conformismo del público. Y yo me niego a que esto sea así. Mi forma de expresar mi rechazo es no dejando un duro en estos pseudo-modelos que obligan al consumidor a bajarse los pantalones si quieren disfrutar de lo nuevo. Muchos me diréis que esto es opcional, y que nadie te obliga, pero ya veréis cuando de aquí a un año las desarrolladoras trabajen pensando en el modelo Pro como base. Ya veréis las risas.

Y a vosotros, ¿qué os parece esto? ¿Qué os pareció la conferencia?

Read more...

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP